Alfonso Del Olmo. Con la tecnología de Blogger.

lunes, 17 de abril de 2017

"Ven a por tus sueños".

Un buen día y como otro cualquiera el Sol nacía, en el horizonte montañoso aparecía para dar luz y claridad al amarillo otoñal del campo. Tras varios días en la oscuridad debido a la sabia naturaleza de tormentas creadora, truenos y relámpagos que reflejaron la maldad, volvió el frío amanecer despejado. Los habitantes de la pequeña aldea de Luhztenia agradecieron la armonía de los pájaros cantar, una armonía insuperable que ellos tenían la suerte de disfrutar en aquella solitaria montaña. Y sin saber cómo ni por qué, de un golpe de viento la neblina se levantó, de la nada emergía una enorme fábrica que antes ni existía. "Ven a por tus sueños" en la puerta ponía, cerrada con llaves, candados y cadenas al día siguiente se abría para ofrecer sus servicios endiablados al poblado inocente de Luhztenia.

La Fábrica de Sueños en marcha se ponía, trabajadores simpáticos atendían a los clientes llevados por su su curiosidad. De sus grandes chimeneas nubes salían, blancas, rojas, amarillas, verdes, azules o de rayillas.

Por una económica suma de dinero, sueños en cajas y un saco de felicidad te llevabas, no es un mal negocio pues funciona de verdad. Los niños se entretenían cogiendo las nubes amarillas, los adultos se dormían felices y contentos por tener sueños cumpliéndose. La fábrica creó un extraño ambiente, ciudadanos cegados por los sueños, la pequeña aldea de Luhztenia se encontraba encerrada en un cúmulo de falso amor, falsa felicidad y falsa ilusión.

El pequeño niño Eduardo hacia la fábrica corría para recoger su sueño. Se dio cuenta de este demoníaco ambiente, y la mente mágica de niño hacía que lo asociara con un pueblo de marionetas. Sin embargo, fue su sueño el que nunca se cumpliría...
 A la fábrica volvería donde su recibimiento al inicio fue positivo, con toda la amabilidad y simpatía que transmitían los trabajadores que allí a los clientes atendían. "Vine a por mi sueño y mi sueño no se ha cumplido".

A pesar de la permanente sonrisa, amabilidad y simpatía de aquellos señores tan curiosos, no pudieron hacer nada para ayudar a Eduardo, no pudieron hacer nada para que el sueño inocente de aquel niño se cumpliera, no pudieron hacer que todo volviera a la normalidad de antes, la normalidad transparente que había en un tiempo donde esa fábrica no existía.

Al día siguiente volvería la oscuridad, la maldad de los relámpagos y los truenos violentos de la tormenta, el relajante sonido del líquido elemento cayendo del cielo negro. Tras varios días así y como otro día cualquiera el sol volvía a su nacimiento desde el horizonte amarillo anaranjado y montañoso, pero ya no había armonía, los pájaros no cantaban igual, el viento no soplaba de la misma manera. A pesar de la luz y claridad que proporcionaba la estrella de tamaño medio más cercana a este planeta, la pequeña aldea de Luhztenia permanecía en un permanente oscuro ambiente. La fábrica de sueños ya no estaba, se había ido con la ilusión y los sueños de los aldeanos, el pequeño Eduardo estuvo condenado a ver la lenta destrucción de un pueblo que perdió el alma en aquella diabólica fábrica, el pequeño Eduardo que nunca tuvo su sueño cumplido por parte de aquella empresa, que como vino se fue con el mayor botín que podía llevar. La fábrica de sueños robó las almas, la felicidad y la ilusión a sus habitantes. En sus memorias quedarán oculto el recuerdo de la caja colorida procedente de aquella fábrica, el rótulo en la puerta que ponía "ven a por tus sueños" y el producto maldito que contenía la caja, sus propios sueños.

domingo, 19 de febrero de 2017

El día que formé parte del equipo campeón.

Me habían llamado para asistir a la última carrera de fórmula 1, pero no como invitado sino como parte del equipo campeón, el equipo Mercedes. Me encontraba en la puerta del circuito, esperando a que me dejaran entrar. Vestía mi flamante mono ignífugo blanco de Mercedes como el de los pilotos. Me acompañaba una persona que conocía pero que nunca había llegado a ser su amigo llamado Andrés, que iba con Ferrari y con el mono rojo de esa escudería. A diferencia de mí que iba con una ilusión, unas ganas y una alegría indescriptible, él iba serio. Yo le decía, tocándome el escudo de Mercedes que llevaba en el pecho: ¿Quiénes son los Campeones? Ferrari se ha vuelto sólo un escudo, un color, un pasado lleno de triunfos y un presente negro. Yo, a pesar de ser ahora de McLaren porque es dónde está Alonso y es mi piloto favorito, el único campeón español, por encima de eso soy de fórmula 1 e iba a disfrutar estuviera en el equipo que estuviera. Tuve la suerte de estar en el equipo campeón, que casualidad.

Al entrar en el circuito tenía más pinta de estadio de fútbol que de un circuito de fórmula 1, nunca he estado en un circuito pero sí en un estadio de fútbol, en el Santiago Bernabéu. Esto fue un pequeño lapsus de mi cerebro. No encontraba a mis compañeros de equipo por lo que decidí sentarme con otra gente en lo que serían los banquillos. A pesar de que yo estaba allí de relleno, había mucha gente a la que no conocía y sin embargo me apoyaban. Veo venir a mi viejo amigo Juan Miguel, lo conozco de toda la vida. Él llevaba el chándal del Granada, estamos un rato hablando…

Toto Wolf
Estaba la sobrina de Toto, Toto Wolff es el director del equipo Mercedes. Su sobrina, de mi edad, alta y muy guapa me pregunta con un tono cariñoso y de sorpresa, como si me conociese desde hace tiempo, pero yo no la conocía: “¿qué haces aquí?”. Yo le respondo que Mercedes necesitaba ingenieros y me habían llamado. Con esa respuesta le saco una sonrisa y se va. Yo no era ingeniero, ni mecánico… pero me gustaba llevar ese mono del equipo, aunque sea blanco grisáceo de Mercedes.

Esa sensación de estar en el centro, yo no era famoso, la gente no iba a verme a mí, pero yo estaba donde nadie podía estar. Esa sensación de campeones y orgullo hacía ese equipo, más la admiración y el miedo de la comunicación. Allí se habla inglés, un equipo alemán que reúne a gente de todo el mundo, y yo no sé inglés. “Si me preguntan algo respondo por gestos” iba pensando.
Pilotos de Mercedes, Rosberg y Hamilton.

Una mujer se acercaba a mí, hablé con ella e igual que con la sobrina de Toto, no la conocía pero ella parecía que si me conocía a mí. Me dijo que allí iba a estar sólo, que ella tenía una amiga de mi edad que había ido y si quería que la llamase. A partir de ese momento es una sucesión de imágenes casi sin sentido cronológico ni lógico. Recuerdo ir enganchado a un cinturón de seguridad de los coches haciendo como de correa para que no me escapara de allí, como los perros.

Recuerdo ver a Lorena rodeada de gente y contando su experiencia, había cantado días antes con alguien famoso. Yo quería verla y que me lo contara a mí, le pregunto que con quién había cantado. Yo estaba pensando en alguno tipo Pablo Alborán, pero me responde Sabaton para mi sorpresa. Sabaton es un grupo de Power Metal muy ligado a la temática bélica, le gusta mucho a mi hermano y a mí todo lo que sea power metal me gusta. A raíz de esta experiencia y de la buena actuación de Lorena, se iba a convertir en una estrella del Rock. Pero yo no tenía nada que envidiarle puesto que yo pertenecía al equipo campeón mundial de la fórmula 1.

Lo demás son idas y venidas, dar muchas vueltas esperando a la amiga de aquella mujer que a pesar de haberla llamado nunca apareció. Tampoco llegué a ver un coche de Fórmula 1, ni el ambiente propio de ese deporte, pero la gente estaba allí y me apoyaba en lo que estaba haciendo aunque no fuera nada. No quería despertarme de aquel sueño, el día que formé parte de Mercedes, el equipo campeón.


miércoles, 25 de enero de 2017

El desconocido de Canigó. (Primera Parte)

Nos remontamos al año 1951, al pie del Canigó, dónde Jaime Bordas, ex meteorólogo, regentaba un hotel conocido como Hotel De L'isard. Fue a comienzo del verano de dicho año cuando un día, mientras descansaba en el patio del hotel, por la puerta de la terraza que daba al lado de la montaña hizo su aparición un extraño individuo que se detuvo en la entrada. "Bonjour", dijo el desconocido, y Jaime le devolvió el saludo maquinalmente y le observó. Era un hombre muy alto, de casi dos metros, un andar pausado y un físico que no correspondía con su extraña voz de timbre claro. A Jaime le llamó la atención su manera de vestir, unos pantalones ajustadísimos de un color indefinible con tonos azules, pretrolíferos y grisáceos,  que resaltaba toda la musculatura de sus piernas, largas y perfectas, como una estatua griega. Llevaba un blusón, no tan ajustado como los pantalones pero marcando su figura, que se cerraba en las muñecas. Tenía unas manos bellas, muy afeminadas, blancas, finas, sin vello ni venas que le destacaran. A pesar de ser estrecho de cintura tenía un cuerpo atlético, era ancho de hombros y no aparentaba tener ni un gramo de grasa. Piel blanca, pelo rubio hasta los hombros, cara alargada, boca perfecta y ojos azules muy limpios llenos de vitalidad y propios de una mujer muy bella. Cada vez que miraba Jaime al desconocido se sentía intimidado mientras él miraba respetuoso. Hablaba, sin gesticular, un francés puro, y aparentaba tener entre 30 y 35 años.

- Quisiera pedirle un favor.
- Siéntese - Le invitó Jaime con amabilidad.
- Espero de su amabilidad que me facilite cada día, a esta hora, un par de botellas de leche у pan. No tengo documentos ni dinero —aclaró—. Además, he de procurar que me vean paseando por los alrededores de su casa lo menos posible. 

Jaime pensó que era algún perseguido, o un fugitivo político, y a pesar de que en ese hotel no se vendían esas cosas, Jaime accedió y el desconocido se lo agradeció. Al día siguiente, el desconocido puntual fue a recoger el pan y la leche, Jaime con curiosidad le preguntó su procedencia a lo que respondió "de arriba". 

Con el paso de los días, Jaime hablaba con el desconocido, en su intentos de saber su identidad el desconocido le dijo que estaba allí para una misión científica y que el macizo del Canigó es muy interesante para ella. También, y con toda la naturalidad, el desconocido empezaba a hablar sobre temas profundos de carácter social y Jaime lo asoció con la ideología comunista. Decía cosas como esta: << Existe un país que tan sólo es un embrión de lo que será el mundo del futuro. Es preciso desarraigar el egoísmo del hombre, totalmente. Ustedes creen que es algo congénita, pero no, no lo es. ignora que en el planeta Tierra existe un animal, hoy en proceso evolutivo que andando el tiempo le sustituirá. Sus hijos verán el final de las religiones. >> Jaime lo escuchaba con curiosidad. 

A los 4 días se hicieron un par de fotos, reveladas días posteriores a la marcha del desconocido, los fotogramas correspondientes salían totalmente transparentes, mientras el resto de la película salieron bien, mostrando escenas familiares. 

Un día Jaime, apoderado de su curiosidad, comenzó a seguir los pasos del desconocido al salir del hotel. Subiendo cuestas que el desconocido subía sin esfuerzo, subía como una pluma, lo que a Jaime no le sorprendía. En mitad de la cuesta, al lado de un bosque espeso, le esperaba un ser de apariencia y trajes iguales, aunque más bajo de altura y con apariencia de mujer. Los dos compañeros seguían ascendiendo por el monte, introduciéndose en un pequeño bosque y se detuvieron en un claro, mientras Jaime se escondía entre las matas para no ser visto y sin perderles de vista a ellos. 

Continuará... 


Historia real.

jueves, 5 de enero de 2017

El mensaje de otros mundos.





Aquel día la fotografía era la de un despacho, el despacho más importante del mundo editorial en castellano, la gran editorial Planeta. Nunca nadie había llegado con un encargo tan extraño. Llega una persona de amplio bagaje intelectual, un historiador de la guerra civil española, el más reconocido e importante de parte del lado republicano. Llega con una historia que le ha pasado en primera persona, 253 folios y la obra más increíble jamás publicada. "Si publicamos esto hundes tu carrera de tantos años" decían, Eduardo Pons Prades respondía, dando un manotazo en la mesa: "Pero lo que hay aquí es más importante que mi carrera". Un libro, hoy inencontrable, de título, "El Mensaje de Otros Mundos", autor Pons Prades, año 1982, tenía en su portada azulada las letras con el contenido del libro: "El testimonio excepcional de una experiencia única. Siete horas a bordo de una nave espacial extraterrestre".

Con esta introducción, un día como hoy hace ya 4 años, la noche mágica de reyes, escuchaba yo bajo la oscuridad de mi cuarto, a las 1 y media de la madrugada, aquel programa de radio que jamás olvidaría, un "regalo" misterioso que quiso hacer Iker Jiménez, acompañado del gran Javier Sierra contando el caso más increíble  y que más me ha impresionado, una historia única y mítica. Siete horas a bordo de una nave espacial extraterrestre.

Eduardo Pons Prades antes de publicar este ejemplar publicó uno llamado, "Las guerrillas españolas 1936-1960". Para escribir este libro, Pons Prades tuvo que recorrer más de 20.000 km, entrevistado a más de 3.000 personas y visitando 742 pequeños pueblos dónde en algunos de ellos pasó verdadero terror. Eduardo Pons Prades fue el más reconocido de la historia de la república, un pasado ligado a la guerra y al sufrimiento, fue sargento mayor de ametralladoras... Empieza a publicar textos que años atrás eran prohibidos, y un hombre ultra racionalista, materialista y escéptico. Criticaba a la religión y todo lo que tenía que ver con creencias con lo trascendente debido a su educación. Fue criticado por escribir lo que escribía, él no accedía a documentos históricos para hacer un libro, preguntaba a las víctimas, a los que sufrieron lo que le hacía tener un perfil de escritor único. Escribió también sobre los represaliados republicanos y un sin fin de cosas relacionadas con aquellos sucesos históricos. El hijo del materialismo absoluto que un día se encontró con lo imposible.

Rafael Borrás, en aquel despacho de la editorial más importante de España, se quedó perplejo a ver que el historiador prestigioso como era Eduardo Pons Prades, contando una historia de ovnis, extraterrestres y un mensaje de otros mundos, y a pesar de que no se atrevía a hacerle el contrato, al final decidieron publicarlo. Siguió publicando otros libros hasta su muerte en 2007, pero a este libro, El Mensaje de Otros Mundos, le invadió el silencio.

Contaba Eduardo Pons Prades en su libro, El Mensaje de Otros Mundos que bajando de Francia, en plena noche, por alguna razón que él nunca supo explicar se desvió de su trayecto, se metió en una carrera secundaria y en una curva tuerce por un camino forestal donde el coche se le para. Sale del coche, da una vuelta y vuelve. Se encontraba en un bosque, al otro lado de unos árboles había un claro dónde algo se ilumina. Algo le espera, él no tiene miedo por su educación sino que tiene curiosidad y va a ver aquello. Observa una especie de vehículo, una nave espacial iluminada, se abre una rampa, al final de ella se ve a un ser y escucha "No temas, sube a nuestra nave, queremos hablar contigo". Él, con toda la naturalidad del mundo sube, y empieza a observar aquello. Grandes pantallas, cosas que parecen los modernos ipad. Dentro había otros 6 seres y empiezan a conversar. Había sido elegido para mandar un mensaje y le colocan una especie de casco donde le iban a proyectar imágenes. En ello, comienza una conversación, un diálogo sobre cosas sociales, cómo son las familias, otros planetas... no hay preguntas científicas como los sistemas de propulsión de la nave.

El mensaje que tenía que dar Eduardo Pons Prades a la humanidad, si perseveran en enviar naves humanas al espacio con fines armamentísticos ellos tendrían que actuar, nunca habían visto algo parecido en ningún otro planeta de los que ellos controlan, nadie manda armas de destrucción masiva al espacio. Podrían incluso, en palabras textuales, congelar la vida en la Tierra.

"¿Volveremos a vernos?" preguntó Eduardo con gran lástima después de haberse sido negada la posibilidad de llevarle con ellos en aquella nave. "Es muy posible" contestaron ellos. Sin embargo nunca volvió a verlos. Pons Prades, al día siguiente fue a ver al psiquiatra. En su apta, el psiquiatra puso que no había ningún problema mental, pero sí un fuerte schock emocional. Volvió al lugar del encuentro, todos los años con cierta pena, y nostalgia. Estás cavando tu propia tumba, dijeron en la editorial, pero aquello era más importante. Hasta el último día de su muerte mantuvo que aquello lo vivió de verdad, no era una novela ni un cuento, fue algo que le pasó a él en primera persona.

El libro publicado en 1982, meses después del encuentro, tuvo tan sólo una edición y se forzó a no volver a publicarlo más. Siguió publicando libros, el último, españoles en los campos de concentración, es una maravilla de libro, con casi 80 años que un hombre escriba de esa manera no es algo que lo haga alguien que no está bien.

Un día como hoy, hace ya 4 años, lo contaba Iker Jiménez y Javier Sierra, aquel regalo que quisieron dar, el eterno milenio 3, la magia de la radio y la magia del día de reyes. Un caso único como ninguno, impresionante. Está escrito, nadie sabe lo que le pasó aquel día a un hombre, que no era joven, en el año 1981, Eduardo Pons Prades tenía 60 años. Ningún abducido había tenido un perfil como este, el historiador escéptico. Un caso curioso, impresionante y nunca visto. Yo he contado la verdad, el contenido de ese libro, la historia de su autor. Y lo que cuenta Eduardo Pons Prades en este libro parece pura fantasía, pero mantuvo hasta el último de sus días que eso lo vivió él. Sean verdaderos extraterrestres o no, lo que acabo de relatar como he podido no deja de ser algo impresionante, y real, porque es real que Pons Prades llegó al despacho de la editorial planeta donde ya había publicado varios libros, lo cuenta el propio Rafael Borrás que era alguien que sabía mucho de libros, encargado de su publicación, el hombre que le dijo aquello de "Si publicamos esto hundes tu carrera".


Programa 12x18








lunes, 2 de enero de 2017

La historia de Thierry Sabine, el padre del Dakar.

El Volkswagen Touareg del 2006, esos colores azules y verlo por encima de las dunas era la imagen que yo tenía del Rally Dakar, algo que siempre me ha llamado la atención, Carlos Sainz y una carrera por el desierto.

El bicampeón del mundo de Rally entraría ese año a competir en el Rally más peligroso del mundo, dos años después de retirarse del mundial. 37 años después de su primera carrera y a sus 54 años, Carlos Sainz sigue compitiendo por el desierto,
donde ya ganó en 2010 con Volkswagen, esta vez y desde el año pasado con Peugeot. El mejor piloto de Rally español de la historia sin duda.

Pero hoy no vengo a hablar sobre Carlos Sainz, gran piloto y gran persona. Esta mañana ha comenzado el Dakar, este rally , como todos sabemos, es una prestigiosa carrera, actualmente por tierras americanas pero que antiguamente iba desde París hasta Dakar. Una peligrosa carrera por el desierto que todos los años hay algún muerto. La historia del origen de esta competición es lo que nadie sabe y nunca se cuenta y yo hoy la voy a intentar contar lo mejor que pueda.

Thierry Sabine era un piloto de motocicletas, también conocido en las 24 horas de Le Mans. Competía en 1978 en un conocido rally llamado Costa de Marfíl dónde se desvió de ruta y se perdió. La moto, una Yamaha, se había quedado sin gasolina y no tenía ni comida ni agua. Perdido en la inmensidad del desierto se promete a él mismo que si sale vivo de aquella organizaría una competición. una carrera por el desierto. Pero no ve otra salida y Thierry Sabine decide hacer el suicidio tuareg que consiste en poner la nuca al sol y esperar un trágico destino. En ese momento pasa una avioneta, un amigo suyo, que después ayudaría a organizar esta competición, sin embargo en ese momento no puede parar a recogerle pero le tira agua y algo más para poco después volver a recogerlo. Estaba salvado.

Sabine vio volver a su amigo con su avioneta, le hacía señales con las manos, pero su amigo tenía un problema y lo veía a él, como si se hubiese vuelto invisible y dónde antes estaba ya no se encontraba. Sabine se empezó a agobiar cuando veía que no baja a por él y su amigo en la avioneta también sabiendo que si no le encontraba Sabine moriría allí. Cuando empezaba la avioneta a quedarse sin combustible, en el cielo observó una cruz gigante

que iba en dirección contraría a la que él llevaba con la avioneta y decidió seguirla. La cruz le llevó a donde se encontraba su amigo que pudo ser rescatado de aquel lugar.

Más allá de milagros religiosos, aquella cruz le salvó la vida a Sabine, un signo, una señal del cielo. Este señor, cumpliendo su promesa organizó aquella competición, Paris-Dakar hoy en día solo Dakar. Sabine siempre tuvo gran afición por el desierto, fue algo que siempre le atrajo y siempre estuvo ligado a él. A pesar de haber salvado la vida aquel día, 1978, una duna le quitó la vida en pleno desierto en 1986, con 38 años. Y es que siempre confesó que si pudiera elegir el sitio donde morir sería en el desierto. En algún lugar del desierto de Malí, supervisando el Rally que había creado desde un helicóptero hubo una tormenta de arena. El piloto dada la nula visibilidad de aquella situación siguió los faros de un coche, pero no pudo ver la duna que el coche estaba subiendo y el aparato se estrelló.

Mi pequeño recuerdo a Thierry Sabine, poco conocido como su curiosa historia. El padre de esta hermosa y prestigiosa competición.