viernes, 23 de septiembre de 2016

Estudiando Francés.


Acabé 1º  de bachillerato en junio muy contento porque me quitaban el francés obligatorio para 2º, una asignatura muy fácil para algunos pero a mí me cuesta. Salían las optativas, en el mismo bloque para coger una, francés, electrotecnia y programación y computación. Yo cogí electrotecnia ya que me ponderaba en selectividad y es importante para las ingenierías en general. Iba todo muy bien, un verano feliz y quemando apuntes de francés, fichas... "ya no las volveré a ver nunca".

Empecé segundo de bachillerato con fuerza, pero me meten en francés obligado... Segundo de Bachillerato de Ciencias tecnológicas y francés obligado, y esto me ha hecho estar la primera semana de curso renegando. Algunos dicen, y por qué hay que dar historia de España, o de la filosofía en el bachillerato de ciencias, eso es cultura, pero el francés...



Los idiomas son muy importantes, pues sí. Francés sin embargo en 3º y 4º de la Eso no es obligatorio, y luego en el bachillerato piden nivel de bachillerato. Yo tuve informática en 3º y ese año me ha servio más y aprendí más de los que llevo de francés. Al final apruebo porque sé hacer lo que me piden en el examen, poner cuatro cosas gramaticales, pero yo no sé francés, no entiendo textos en francés y ni mucho menos voy a entenderme con un francés hablando francés.

Hay gente que sí, le gusta y aprende, pero yo soy muy atascado con los idiomas, con el inglés me pasa mas o menos lo mismo, son mas años, mas horas y sigo sin entender muchas cosas de las que se dicen en inglés en la clase. Pero el inglés es muy importante, sabiendo inglés te entiendes en Francia, China y en cualquier lugar.

Si tan importante son los idiomas, refuerza el inglés, que tiene 3 horas semanales, para quien lo necesite en vez de meter cosas inútiles en la cabeza de los alumnos, yo cogería un refuerzo de inglés en las dos horas que tengo de francés, porque me cuesta mucho, o ponerme la electrotecnia, mucho más interesante desde mi punto de vista, mucho más útil para los que estamos en ciencias tecnológicas, porque saber esas cosas son necesarias en las ingenierías.

Resultado de imagen de electrotecnia
No se qué razones han llevado a que nos metan a todos en francés, porque estábamos gente para hacer una clase de electrotecnia. Me gustaba mucho esa asignatura, son fórmulas y cosas que existen en todas las casas, electricidad, resistencias, corriente continua, alterna, potencia eléctrica, condensadores, magnetismo y bobinas, electroimanes, motores y alternadores, cosas que te sirven y no se te olvidan en la vida, algunas cosas de esas que dimos muy por encima en tecnología de segundo de la Eso, hace ya 4 años por lo menos, y me acuerdo todavía. Sin embargo no me acuerdo de lo de francés del año pasado, de qué me sirve a mí saber los adjetivos demostrativos que se me van a olvidar todos.

Y me va a costar mucho el francés, no tengo nivel de bachillerato, no me gusta ni me entra en la cabeza, y es la asignatura más inútil...


Otra alternativa a la del refuerzo de inglés o electrotecnia podría ser la educación física que no hay en segundo de bachillerato, en inglés por cierto porque aunque solo tenga este año una asignatura bilingüe, historia de España, sigo siendo bilingüe y educación física era una de esas asignaturas, la asignatura donde más he aprendido sobre temas de la salud, e inglés que también aprendí. ¡¡Pero saber cuatro adjetivos demostrativos en francés es más importante que la salud!!

Y aquí estoy, estudiando francés. Bonjour a tout le monde from de ma maison, je le vait etudié français inutilement tout le année. Saludations a tout!

jueves, 8 de septiembre de 2016

El Retorno de Wild Ones.


No se como empezar a escribir esto. Wild Ones era un juego de Facebook, MySpace creo que también, desarrollado por Playdom y al que yo jugaba en el viejo Tuenti donde recibía el nombre en español de Vida Salvaje. No tenía mucho que estudiar y sí tiempo libre, una vez acabadas las tareas, los deberes y esas cosas cogía el ordenador para jugar a este juego. Era un juego de turnos, disparos y de animales, cada animal tenía su habilidad, el perro por ejemplo ponía huesos bomba, el panda pegaba puñetazos, el conejo saltaba mucho, el mono trepaba... 
En distintos modos de juego, individual, por equipos... Muchos mapas y muchas armas. Tenías que disparar a alguno de tus oponentes y según el daño que le hacías conseguías puntos, y si te daban te quitaban creo recordar aunque de esto no estoy seguro. Era un juego muy popular entre la gente ya que era muy entretenido pero llegó la desgracia. 

Yo dejé de jugar por lo que fuera, no me acuerdo, y cuando quise volver a jugar no estaba en el tuenti, y el del facebook no lo veía igual. Poco después desapareció también en facebook por motivos que en aquel tiempo me daban igual, no me enteré y la vida siguió normal, siempre con el recuerdo y hablando con los amigos de los buenos ratos que se pasaban jugando al juego este. 

De vez en cuando miraba a ver si lo habían vuelto a poner, a ver si estaba en algún otro sitio... Sin muchos resultados. Descubrí el motivo de por qué lo quitaron, no tenía mucho sentido que un juego popular y bueno cerrara de repente, ¿o si? Todos sabemos que estos juegos son un negocio, todos estos juegos tienen sus monedas que comprar con dinero de verdad y sus cosas "vip" por decirlo de alguna manera. Yo nunca me he gastado ni un céntimo en estos juegos, pero ahí estaban y había gente que sí, a lo mejor poco pero ayuda a la empresa que lo crea. Pero múltiples impresentables hackeaban el juego, de eso me acuerdo yo cuando había jugadores tirando bombas nucleares, eran inmunes y conseguían todo lo del juego sin tener que hacer nada, y es que el 60% de los jugadores eran hackers, yo era del otro 40% que jugaba legalmente. Aunque esto de los hackers no fue lo único, ya que el creador tenía problemas personales y no se que otros motivos. 

Un buen día de verano, 20 de julio de 2013, la página oficial de Wild Ones hacía el comunicado donde anunciaban que cerraban el juego el próximo 28 de agosto, y así fue.  La página donde se jugaba dejó de existir. Solo quedaba el recuerdo de la gente, numerosos comentarios de que lo vuelvan a sacar. A principios de año se hablaba del regreso de Wild Ones como Wild Ones Remake, y lo sacaron y está en facebook, pero no son los mismos creadores, es una imitación y aunque fue un buen intento, yo he jugado y es una mierda, porque no hay otra palabra para describirlo. 
Sin embargo, viendo en youtube los motivos del cierre del juego, un señor hablaba de que a pesar de que se cierra, sólo es temporal para arreglar todo lo de los hackers, que iban a tardar 3 o 4 años, pero que no se borraba nada del juego y se podía seguir desarrollando. Casualidad o no, en mayo apareció una página en Facebook, una beta de Wild Ones: Private Wars y 4 meses de desarrollo para poder lanzar el juego al mundo el próximo 1 de octubre. 
Puede ser el Retorno de uno de los juegos más esperados de este tipo Facebook. Han salido muchos códigos para jugar la beta, que yo por supuesto no he conseguido ninguno porque de esto me enteré ayer, y tendré que esperar al 1 de octubre para ver si es verdad, si sale un juego como el viejo Wild Ones, y aunque no tenga tanto tiempo como el que tenía, de vez en cuando unos cañonazos recordando los viejos tiempos si. 

En verdad era un juego estúpido, muy entretenido, que te enfadaba cuando perdías. Sinceramente creo que puede ser el inicio de algo grande, y no me podía quedar sin escribir esta entrada ya que me gustaba mucho este juego. http://www.wildones.pw/ Wild Ones: Private Wars, ¿¿El despertar de la Fuerza?? 

miércoles, 31 de agosto de 2016

Como conocí a Helloween.

Encontrándome estoy navegando entre recuerdos, buenos, malos, duros, tristes, positivos, negativos, graciosos, curiosos, pero siempre lejanos. El día que conocí a Helloween es uno de ellos, no los conocí como personas sino como grupo, y yo estaba comprando tornillos junto a mi padre aquel día.

Helloween es una banda alemana de Power Metal y Speed Metal fundada en Hamburgo, Alemania. Se los considera padres del Power metal por las influencias de sus trabajos. En Alemania, Helloween es una de las bandas mas oídas en la radio, desde su creación Helloween ha vendido más de 10 millones de álbumes alrededor del mundo y es considerada una de las bandas mas importantes del metal en general.

Tendría, 5 o 6 años cuando escuchaba las míticas canciones de I Want Out y Future World. Sin embargo, a esa edad no conocía géneros musicales, ni grupos, ni nombres de canciones. Sólo conocía a La oreja de Van Gogh por mi madre, pero escuchaba de todo, muchas canciones del Mago de Oz, Baron Rojo, me gustaba mucho la de los Hijos de Caín, Scorpions... Soñaba con las canciones de Tierra Santa, en una de ellas, Alas de Fuego, me imaginaba la escena de la primera película del señor de los anillos cuando los pequeños hobbit le roban a Gandalf el cohete mas grande de los fuegos artificiales, de él salía un dragón de fuego que volaba. Muchas canciones de Helloween también, escuchaba de todo mientras jugaba con las portadas de los discos de vinilo de mi padre de Iron Maiden. ¿Qué es esto? le preguntaba señalando a la mascota de los Maiden que aparece en todas las portadas. "Es Eddie", me respondía. 

Pasaron los años y seguía sin conocer géneros, ni grupos. Tendría 9 años cuando mi padre y yo fuimos a comprar tornillos para unas estanterías. Desde dentro de aquel nuestro viejo Ford Mondeo sonaba la canción "If I Could fly", Helloween, y yo con mi desconocimiento de nada y mi curiosidad por todo, con el recuerdo en mi mente de los Jonas Brothers en el hormiguero días antes y escuchando en esta canción varias voces, le pregunté a mi padre: "¿Estos son los Jonas Brothers?". Mi padre sonrió y me dijo: "Mas quisieran los Jonas Brothers ser como Helloween". 

Siempre digo que Helloween es una parte de la banda sonora de mi infancia, es uno de mis grupos favoritos, es un grupo de "Mi Olimpo" del Metal, formado por otros 5 grupos más. El último recuerdo de Helloween, aparte de todos los ratos escuchandolos, el pasado 13 de agosto, justo un mes después de ir a ver a Iron Maiden a Madrid, fui a ver a Helloween, como siempre con mi padre, a Villena al festival Leyendas del Rock, pasando un día increíble de buena música y terminando viendo a estos monstruos. 

jueves, 18 de agosto de 2016

¿Dónde estás Firewoman?

Los más jóvenes no se acordarán, pero hubo un tiempo en el que la gente de esta ciudad vivía feliz, en paz y en armonía. Estábamos protegidos por dos grandes superhéroes, Firewoman e Iceman. Sí, este último antes era un superhéroe querido por toda la ciudad, al igual que su compañera. Juntos consiguieron acabar con la delincuencia, no existía la gente pobre, y todos nos ayudábamos, unos más que otros, pero siempre cumpliendo con lo exigido por la ciudad. Trabajábamos. cobrábamos, descansábamos, disfrutábamos, simplemente vivíamos, y vivíamos bien.


Yo era un niño cuando a mi clase visitaban estos superhéroes, dónde lo conocí a él, mi ídolo, Iceman, y me firmó en un hielo indestructible.
Controlador del hielo, dueño del agua, frío como la nieve. Pero Firewoman ardía en llamas brillantes, a veces no podías mirarla, procedente del mismo Sol. Sol que era un Dios para los antiguos egipcios, teníamos a la hija de un dios en nuestra ciudad ayudándonos... la mujer perfecta, y si no, Iceman la completaba formando el equipo perfecto. Nosotros los ciudadanos normales les dábamos las gracias, pero todas fueron pocas.


Un día, Firewoman desapareció. Simplemente se fue. Iceman destrozado, pudo ser el responsable de las terribles tormentas ocurridas aquellos días, inundaciones. Iceman quería ayudar en aquella situación a las personas que las necesitaba, sin embargo su hielo se volvió agua, su corazón se había derretido, al igual que mi "escultura" dónde estaba su firma, el hielo indestructible se derritió.
Llegaron a meterlo en la cárcel, podría ser un peligro para sociedad. Le faltaba algo, algo que se había ido, no se sabe a dónde, no se sabe si volvería.


Iceman en la cárcel tuvo un encuentro, el señor de la oscuridad le ayudó a escapar de la cárcel, pero le cambió y se aprovechó de sus poderes. Iceman controla la ciudad a mando del señor oscuro. La ciudad se volvió lo que es ahora, una ciudad hundida en la miseria, algunos se volvieron muy pobres, otros muy ricos. La delincuencia es el tema de actualidad en periódicos como este, poco espacio hay para un artículo como el mio. Pocas veces vemos el sol, la felicidad de aquellos tiempos se nos ha quedado en un olvidado recuerdo, incluso un sueño mal soñado. La paz y la tranquilidad, la felicidad esfumada como el humo del café, quitada del medio como algo que molesta por el mismo señor que nos la proporcionó, aquel que cuando yo era un niño admiraba.

Sin embargo, algunos hemos escuchado el llanto desconsolado del "dueño" ahora de la ciudad en la noche oscura y cerrada. Yo doy aquí en este periódico mi humilde opinión y es que yo creo que el señor de la oscuridad nunca llegó a sacar de la cárcel a Iceman. Sigue atrapado en una marea negra, una jaula inmensa, una habitación sin ventanas y una puerta cerrada. Solo hay una persona que pueda sacarlo de esa cárcel, y creo que ya sabréis a quien me refiero. Desde aquí te pregunto como portavoz de nuestra ciudad, Moondance, si ves esto, ¿dónde estás Firewoman?

Periódico La Danza de La Luna.
Por Alfonso Del Olmo
14 de Septiembre, año 2278

viernes, 22 de julio de 2016

La Placetilla.

Volvía a mi casa como un día cualquiera, cogí una ruta diferente a la que normalmente cojo, quien sabe si para intentar llegar antes a mi casa ya que el dojo de mi nuevo club de karate está muy lejos de mi casa. Pasé por una placetilla por la zona antigua del pueblo. Custodiada por 4 viejos edificios altos y una farola en medio. No había nadie, por allí no pasaba nadie, los cuatro edificios tenían pinta de estar abandonados, el viento movía las ramas sin hojas de aquellos cuatro árboles tan viejos como esos edificios,
Me llamó la atención una persona que estaba tumbado en uno de los bancos de esta placeta, señalando al cielo. No le di mucha importancia y seguí con lo mio. Al llegar a mi casa me di cuenta que efectivamente, la nueva ruta es bastante más rápida que la otra y empecé a volver siempre por allí y solo volver, porque por alguna razón psicológica que yo todavía no conozco nunca vuelvo por el mismo sitio por el que voy.
Al siguiente día que pasé por aquel sitio estaba la misma persona, en un banco distinto y señalando al mismo cielo. Me extrañó mucho, con el frío que hacía... como se me ocurrió mirar al cielo, a ver que había. Tan solo la primera estrella visible a esas horas de la tarde donde el sol se acababa de meter y la visibilidad, aunque empeorando, seguía siendo buena, la primera estrella visible en el cielo, la primera estrella que no es una verdadera estrella, sino el planeta Venus, me acordé de mi abuelo, que fue quien me enseñó dónde estaba este planeta cuando asombrado miraba el cielo de niño en aquellas tardes de verano. Pero se movía, hacía círculos en el cielo, no era un planeta. Eché la vista abajo y vi a la persona en aquel banco tumbada y señalando para el punto brillante, que hacía círculos con el brazo. "No es nada" pensé, y como si nada fuera seguí hacia adelante.

La siguiente vez que volví a pasar no había nadie, tan solo el peor de los compañeros en aquellas tardes de invierno, el viento. Aunque no quería mirar para atrás, parecía que tenía la obligación de hacerlo y lo hice. Una figura de ropajes azulones oscuros a la que no se le veía la cara, tan solo una sonrisa y dos ojos muy brillantes. Miré hacia adelante, "No es nada" pensé, aunque estaba empezando a tener un poco, bastante miedo, no podía dejar que me dominase, no iba a dejar que se me notase, volví a mirar para atrás, no había nada, y como si nada fuera, seguí hacia adelante.

Cabezón que era yo, que no tenía otro camino por el que volver que aquel, el más rápido. Esta vez aquella extraña figura no estaba en un banco, detrás mía, subido a uno de aquellos viejos árboles sin hojas y con sus ojos brillantes que no dejaban de mirarme, de vigilarme. "No es nada" pensé, y con paso firme y como si nada fuera seguí hacia adelante.


Llegué a mi casa, cuando me quise dar cuenta la sangre resbalaba por mi espalda, tres grandes heridas abiertas que no sabía de donde habían salido. Me puse una venda como pude, tantos años jugando al Metal Gear Solid habían servido para algo. Al día siguiente se me ocurrió buscar por Google Maps la placetilla por donde había pasado los anteriores días, donde una extraña figura me vigilaba, donde sin tocarme la camiseta me había hecho tres grandes heridas verticales que me proporcionaron un dolor insoportable. Me llevé la sorpresa de mi vida cuando no encontré la maldita placeta. Cuando quise volver a pasar por allí no estaba, no la encontraba... Nunca supe lo que pasó aquellos días, pero la tres marcas de mi espalda son la prueba de aquello no fue un sueño, pero como si nada fuera seguí hacia adelante.

domingo, 17 de julio de 2016

Iron Maiden, Barclaycard Center Madrid 2016.

En su extensa gira mundial The Book of Souls, la banda británica de heavy metal llegaba por fin a la capital española. Un miércoles 13 de julio, miles de heavys se agrupaban en la zona que rodeaba al pabellón donde juega el Real Madrid de baloncesto, el inmenso Barclaycard Center donde iban a tocar esa noche los que son los mas grandes de este género musical. 


Adrian Smith, Dave Murray, Steve Harris.
Esperando impaciente en la cola para entrar al pabellón, me sorprendía la cantidad de camisetas del The Final Frontier, disco sacado por Iron Maiden en 2010. Aunque la mayoría llevaba camisetas del The Book of Souls, mucha gente llevaba camisetas de otras bandas como Motorhead, AC/DC, etc. Yo llevaba la camiseta del disco The Number of the Beast (1982), posiblemente el mejor disco de Iron Maiden, aunque si la hubiera tenido me hubiera puesto la del último. Sean de lo que sean, el color de estas camisetas coincidían en todas, el negro como signo de identidad del heavy.

La cola era muy larga, pero aquello avanzaba muy rápido. Sin darnos cuenta ya estábamos dentro delante del gran escenario. Colgaban unas lianas, decoración del último disco de Iron Maiden, dibujos con la misma decoración y la cara del Eddie en medio del circulo gigante que portaba luces en lo alto del escenario. El cartel de fondo de The Raven Age hacía mas pequeño el escenario, lo demás estaba cubierto por unas mantas negras. No tardó mucho, cuando de repente se apagaron todas las luces y allí estaban los teloneros. The Raven Age, que cantaron varias canciones y calentaban el ambiente. Teloneros de lujo pensaba yo, me gustaron bastante y aunque en aquel momento no lo sabía, el guitarrista es el hijo de Steve Harris, bajista, líder y fundador de Iron Maiden. Cuando se fueron, agradecieron nuestra asistencia. Todavía faltaba mucha gente porque no estaba lleno ni de lejos. Pero se acercaba la hora, no cambia ni un alfiler. Comenzó a sonar el Doctor Doctor. La gente gritaba, mi hermano pensando: "pero si todavía no ha salido nadie, ¿no?". Doctor, Doctor pleasee!! Mientras saltábamos.



Se acabó el doctor doctor, se apagaron todas las luces, salió en las pantallas la introducción. El avión, Ed Force One, atrapado en un bosque por unas lianas, quiere salir de allí, entonces sale una mano roja de debajo de la tierra, "Eddie" pensaba. Coge al avión como si de papel fuera, lo saca de las lianas y lo lanza. El avión vuela, la gente enloquece. Se encienden los focos blancos y comienza If Eternity Should Fail, canción que abre también el The Book of Souls. Bruce Dickinson se encontraba de espaldas a nosotros, con una sudadera negra con la capucha tierna, Cuatro pequeñas columnas encabezadas con sus respectivas llamas de donde saldrían los fogonazos pocos después. Y salieron los demás y comenzó el Metal, el espectáculo. Manos arriba con los cuernos heavys y botando!

Intro + If Eternity Should Fail

Speed of Light era la siguiente, sin descanso entre una y otra. Después de esta, dijo algo el cantante Dickinson, que yo al menos no pillé nada, lo que no me impedía gritar. Children of the dammed, es lo único que entendí, la próxima canción y la primera de las clásicas, esta del 1982 perteneciente al disco cuya portada se presentaba en mi camiseta aquella noche. El oe oe oe Maiden Maiden... que hizo sentar a Dickinson antes de Tears of a Clown. Jannick Gers jugaba con su guitarra, la tiraba por los aires, le daba tantas vueltas que parecía que se iba a escapar volando. The Red and the Black fue una de mis favoritas, los focos rojos y el gran Steve Harris abriendo y cerrando la canción. The Trooper... sin palabras, el soldado británico que ondea la bandera de su país, con ese traje rojo típico, Dave Murray haciendo el solo, toca muy rápido pero da la sensación de que va a cámara lenta.

En Powerslave cantaba anónimamente el poema trágico del esclavo. Con una máscara que le ocultaba la cara y me recordaba al mítico luchador Rey Misterio. En Death or Glory se convertía en el mono, rey de la selva. En la canción siguiente, que le daba nombre al disco, apareció el Eddie, rascándose el culo y peleándose con Jannick Gers mientras tocaba la guitarra. Bruce Dickinson procedió a arrancarle el corazón, que luego tiró a la marea de gente que estaban flipando de verlos. En Hallowed be thy name, Dickinson era el suicida, con una orca al cuello.

Hallowed Be thy Name
Powerslave

Fear of the dark, mi favorita. Me la pasé botando como cual bolo de goma. Iron Maiden, la doncella de hierro, salió el Eddie gigante en el fondo del escenario. En The Number of the Beast salió la bestia, también gigante, yo lo veía en el lado derecho del escenario, En Blood Brothers, el fondo eran puntos de luces blancas, el cielo por la noche es lo que pensaba yo. El círculo que portaba luces, antes mencionado, se puso enfrente de nosotros. Wasted Years era la última, la canción de Adrian Smith y de las pocas canciones que yo me sé completamente en inglés. Pude escucharlo cantar un poco a este guitarrista, canta muy bien. En un momento parecía que Bruce Dickinson le quitaba el micrófono.


Nicko McBrain tiraba los parches de su batería, también sus brazaletes naranjas y sus baquetas. Adrian Smith hacía lo propio con las púas. Se despidió el batería McBrain, el más viejo de los seis que componen el grupo. 64 años, oe oe oe Maiden, Maiden... Al día siguiente tocarían en Sevilla. Y es que parecen personas normales, tienen ojos, piernas y brazos, pero no son personas normales. Recordemos que la banda tiene 41 años, y los componentes tienen 60, algunos más como McBrain, otros menos como Dickinson (57). Sin embargo tocan como el primer día. Yo no los pude ver en los 80, pero los he visto en 2016, mi primer concierto Heavy, mi primera vez con Iron Maiden.

Salimos por las salidas de emergencia de las esquinas. Se escuchaba a la gente decir: "Que buenos que son". "Impresionante". "Son los mejores, que conciertazo". Yo salí diciendo, "Volveré a verlos". El heavy metal más clásico, más auténtico. Los mejores guitarristas del mundo, el mejor bajista, el mejor cantante y uno de los mejores baterías, la mejor banda, La Doncella de Hierro. Mi primer concierto heavy, el más grande, el de los mejores, Aquí lo dejo por escrito en el inmortal internet. Un 13 de Julio de 2016, el día que vi por primera vez a los Iron Maiden. "Volveré a verlos".



jueves, 23 de junio de 2016

El Pueblo Durmiente. ¿El regreso?

El Pueblo Durmiente. 

Intenté volver pero no pude, el camino ya no me llevaba a aquel lugar, a aquel pueblo durmiente que tantas pesadillas me había dado y que sin embargo, fue el mejor sitio en el que había estado.
Pasaron los años y me fui olvidando de él. Me hice a la idea de que aquel lugar no existía, era irreal, una imaginación, una fantasía.

Un día estudiando en la biblioteca, de los cientos de libros parecía que uno solo brillara. El título de aquel libro me puso la piel de gallina. "El Pueblo Durmiente". De Juan Francisco Navarro González. No tardé en cogerlo y llevarme lo porque tenía que leerlo. En su interior ocultaba un gran mensaje, un gran secreto que fue ignorado por la sociedad y el propio autor fue acusado de loco. Mejor así, él lo quería así. Murió tres años antes y defendiendo el mensaje de ese, su último libro. No lo conocía como autor, pero era reconocido por muchos de sus otros libros.

La descripción que hace del pueblo es idéntica a la de mis recuerdos. El Pueblo Durmiente no era una fantasía, se trataba de un extraño lugar difícilmente alcanzable para la gente, un lugar perdido en el espacio, perdido en el tiempo, un lugar mágico y fuera de lo común. Juan Francisco Navarro daba una de las claves para poder volver, tener el corazón puro. ¿No puedo volver por que no tengo el corazón puro? ¿Que significa tener el corazón puro?


Había muchas cosas que no entendía. ¿Yo para qué quería volver a un lugar que tantas pesadillas me había dado, tanto dolor de cabeza y los que me quedan para poder volver? ¿Qué necesidad había de preocuparse si soy puro de corazón o no? No lo sabía, preguntas que no tienen respuesta. ¿Por qué mi corazón si que quiere volver? Mágico es la palabra que define aquel lugar,

Yo quería volver. Se produjo en mí una montaña de pensamientos, volvieron los dolores de cabeza, pesadillas en aquel lugar que se turnaban con sueños maravillosos en perfecta armonía, paz, tranquilidad, magia que se intercalaba con el miedo, el dolor, el terror. Un dilema mental imposible.

Toda la paz y la tranquilidad era rota por seres malos, como duendes con extrañas sonrisas, se reían de mí, me decían que me vaya de allí, que no tenía que estar allí. Aparecían y desaparecían esos duendes, pero no me dejaban tranquilo. El pueblo durmiente había despertado y yo no debía de estar allí.

En ese momento me despertaba, con lágrimas en los ojos y un dolor de cabeza insoportable, todavía escuchando las risas burlonas de los duendes de mis pesadillas. "vete de aquí".

A pesar de todo mi recuerdo de aquel sitio es muy bueno, fui con mi familia, era tan solo un niño, sentía eso que desprende aquel lugar, pude observar la Luna en una grandes dimensiones bajo el sonido del arroyo que pasaba cerca de aquel verde lugar apartado del pueblo.

Quizás por eso quiera volver a aquel sitio prohibido, para volver a sentir eso que no se puede explicar con palabras y que solo lo sentí allí.